2 marzo, 2015

Eterno Febrero – Pequeñas cosas llenas de felicidad

Febrero. El mes más corto del año y que a mi se me ha hecho eterno… No ha sido hasta el final cuando me he vuelto a recordar a mi misma que cuando las cosas no gustan hay que cambiarlas empezando por uno mismo. Evidentemente en el mundo real los cambios que uno quiere no vienen en un chasquido y eso de liarse la manta y simplemente irse a una isla paradisíaca para acabar saliendo en Andaluces/Españoles por el mundo contando lo bonito que es todo y lo mucho que se echan de menos el salmorejo, las croquetas y los serranitos (no subestiméis a los serranitos… se les echa de menos cuando no se pueden alcanzar); no es fácil. Por tanto después de pasar un mes de caos mental que principalmente venía provocado por mi propia manera de ser vi que ya iba siendo hora de hacer pequeños cambios y volver a mirar las cosas positivas que me rodean, que por suerte son muchas.
  • Los atardeceres. Los días son más largos y cada vez tenemos más sol. Eso me hace feliz.
  • Los mandalas. Los hago en el trabajo, en los momentos que me solía pasar destrozando mis manos. Suelo hacer uno al día. Me encanta ver como de algo plano creo un pequeño mundo lleno de colores que tienen un sentido tal y como los combino. Si no te suena la palabra Mandala tenéis más info aquí.
  • El deporte. Este es el que más me cuesta, llevo apenas 2 semanas haciendo ejercicio en torno a unos 3 días por semanas y actualmente me encuentro en la fase en la que el cuerpo pide más. Las agujetas me dan sensación de superación.
  • Imagenio. Oh Dios! me faltan palabras para describirlo. Me paso el día entre series, canal cocina y decasa. Me he reconciliado con la TV de manera responsable.
  • Quien soy, donde estoy y con quien. Soy una persona muy afortunada y siento que en Febrero he sido caprichosa y egoísta. Jamás pensé que me vería rodeada de tanta gente tan buena.
Nos seguimos viendo en Marzo, ya es casi primavera :)
?

Comments

comments