24 diciembre, 2014

Red Riding Hood

IMG_5323IMG_5324 IMG_5327

Cuando era pequeña en mi colegio todos los años celebrabamos un día de Carnaval en el que todos los alumnos nos disfrazábamos y actuábamos en el salón de actos. Era muy divertido, yo ADORABA el Carnaval, sin embargo cuando tenía unos 7 u 8 años mi madre decidió disfrazarme de caperucita roja y recuerdo como siendo una niña ya era de lo más cabezota que existe en el mundo y me enfadé muchísimo porque el resultado de la caperucita que yo tenía en mente no tenía nada que ver con la niña a la que su madre le había pintado pecas falsas que yo veía en el espejo, al final se me pasó y hasta me gustó el disfraz.

Pasa el tiempo y me veo ahora enfundándome en este precioso abrigo rojo de Zara que mis padres me regalaron por mi cumpleaños junto al conjunto Alex and Ani. Me siento muy cómoda de rojo, para mi es un color elegante, no demasiado complicado de combinar y que no te hace el centro de todas las miradas. Parece una tontería como un simple abrigo hace que las mañanas de 9º sean mejores, no se porqué, estoy casi segura de que mi cerebro ha llegado a un punto que relaciona el color rojo con sentirme bien y lo cierto es de que es algo que no tengo intención de cambiar.

¿Tenéis un color que siempre os funcione? Dejadme un comentario con vuestra combinación “siempre ganadora”.

No olvidéis dejar vuestros comentarios en  Facebook, Twitter e Instagram. Y ya sabéis, si os gusta… compartid!

?

Comments

comments